Te decimos cómo ver todo lo que Facebook sabe de ti y descargar una copia de tu información

Para los que no lo han notado, la era de los vehículos que se conducen solos está calladamente entrando en vigor, y eso pese a que aparentemente no se ha logrado perfeccionar el sistema. Un Uber autónomo atropelló a una pedestre en Tempe, Arizona, el primer accidente mortal en Estados Unidos con autos que se conducen solos, si bien ya la compañía Tesla había reportado percances. 

La policía informó que el auto estaba en modo autónomo durante el siniestro -estando el operador dentro del auto- y atropelló a una mujer que caminaba fuera de la banqueta. Uber publicó sus condolencias y dijo que detendrá sus operaciones de autos que se conducen solos en las ciudades de Phoenix, Pittsburgh, San Francisco, y Toronto.

El hecho tiene además relevancia ya que uno de los accionistas de Uber es Google, la compañía que desarrolla muchos de estos autos autónomos; se cree que el plan futuro es que se prescinda de los conductores y todo se realice de manera automatizada.

La tecnología de los autos supuestamente debe ser capaz de detectar a pedestres y ciclistas. El incidente ha generado llamados a fortalecer las regulaciones en torno a estos autos robóticos, que aparentemente no son capaces todavía de predecir el comportamiento humano. Este es el ruido que sigue entrando al algoritmo. 

En Tempe se ha detectado con frecuencia el uso de estos vehículos en piloto automático, pero se ha notado que algunos autos sin operadores suelen circular por las calles, algo que obviamente puede ser un problema. Esto se debe a la política que ha implementado el gobernador, de dejar a las compañías de tecnología probar sus nuevos inventos en el estado de Arizona. 

Seguir leyendo en el medio que originalmente lo publicó